Saturday, February 20, 2010

THE VERSU'S MACHINE

No es muy habitual en mi escribir partiendo de la base de una idea ausente, de un no pensamiento. Realizar un escritura basada en dejar fluir un corriente continua de palabras brotando de mi cerebro y recorriendo todo mi cuerpo en cuestión de décimas de segundo, sin pasar por un corrector, terminando impertérritas en una libreta o blog, con o sin sentido. Algo así como improvisar en el mundo de la música bajo una armonía disonante formada por acordes arrítmicos: Melodías endiabladas.
De esta forma lo primero que fluye por mi cerebro es la imagen de una máquina en forma de cubo informatizado, una especie de acuario con pantallas táctiles en sus seis caras, cuya finalidad sea construir poemas.
En cada una de sus pantallas se introducen una serie de registros entre imágenes y palabras, la máquina los procesa a través de una inmensa base de datos (incluye toda la prosa y lírica de la Literatura Universal, el Youtube, el Google, el Wikipedia, el Facebook...) generando un exquisito poema a la carta.
La máquina te pide algunos datos de estilo, ritmo y contenido.
En una pantalla por ejemplo introduces las palabras: "huesos, gusanos, galaxias, Dios, sonido de caracola". En otra pantalla añades imágenes: de algunos mares, de un escenario, de sombras, sin ir más lejos. En otra pantalla introduces los nombres de algunos poetas consagrados: "Machado, Felipe Benitez Reyes, Silvia Aída..." y, pongamos también a "Rilke". A continuación marcas el numero aproximado de versos, "de diez a quince, de estilo libre, sin rima". En otra pantalla sugerimos datos sobre "sentimientos, sensibilidades" y demás "mandangas líricas", presionamos ENTER y de manera instantánea, en cada una de las pantallas aparece un increíble poema, sirva uno de ellos, a continuación, de magistral empeño:
Eran ayer mis dolores
como gusanos de seda
que iban labrando capullos
hoy son mariposas negras,
mis huesos oscilan roídos
buscando los mares de nuevas galaxias
un espacio de sombra con sonido
de caracola insomne. Un escenario
propicio a la elegía.
No puedes esperar que Dios se acerque
para decirte: Existo.

1 comment:

Espiral said...

hey! he encontrado la dirección de tu blog repetida en un libro de Gil de Biedma de la biblio. Esto es propaganda desleal y gratuita, eh! jeje!
ya iré leyendo tus relatos! :) por cierto, yo tb tengo uno!
saludos